Jóvenes emprendedores fundan 'Bodega', compañía que desplazaría a tradicionales bodegas

Una compañía de jóvenes emprendedores que ha conseguido apoyos financieros de varios millones de dólares para su plan de negocios pretende terminar con esa institución tan neoyorquina que son las bodegas.

La reacción en las redes sociales a la sola idea de que haya algo que substituya a las bodegas ha sido intensa.

Llamada irónicamente “Bodega”, la nueva compañía planea instalar pequeños kioskos en edificios de apartamentos los cuales funcionarán como tiendas de conveniencia donde los residentes podrán adquirir algunos de los productos que venden las tradicionales bodegas.

“Hasta ahora solo han habido dos opciones: usted puede ir a la tienda (bodega) o usted puede ordenar algo en línea. Lo que estamos tratando de introducir es una tercera opción, una nueva manera de comprar cosas”, explicó Paul McDonald, citado por el sitio de internet Techcrunch, quien trabajó para Google y es uno de los fundadores de la compañía.

“Reducir la tienda, traer sus mejores partes en una forma más pequeña y llevarla a donde usted está”, resumió McDonald en lo que sería la descripción del modelo de negocio de la nueva compañía.

McDonald y sus socios han recibido una inversión de $2.5 millones de dólares de inversionistas privados para comenzar con el proyecto. Bodega tiene ya instaladas unas 30 “bodegas” alrededor de la Bahía de San Francisco.

La “bodega” de la nueva compañía es básicamente una especie de closet –o el citado kiosko- instalado en el vestíbulo o en otro sitio del edificio y donde los potenciales clientes pueden tener acceso con un código o “password” y una vez abierto tomar lo que deseen. Una cámara graba lo que la persona se lleva consigo y de inmediato se produce el cargo en su tarjeta de crédito.

La compañía ha ganado cierta publicidad en los últimos días debido a que la revista “Fast Company” escribió un artículo sobre la empresa. De inmediato se dio la intensa reacción en las redes sociales con la mayoría de comentarios burlándose de la idea o cuestionado su verdadera necesidad y al mismo tiempo preciando el sentido de comunidad de las verdaderas bodegas.

Love it or hate it? https://t.co/pZz717GBkJ

— Fast Company (@FastCompany) September 13, 2017

“Pensé que la tecnología estaba supuesta a resolver los problemas del mundo. Esta es una solución a un problema inexistente”, escribió alguien en un mensaje de twitter en respuesta al mensaje original de Fast Company. Este twitter original hablaba de como dos exempleados de Google “quieren hacer obsoletas las bodegas y las tiendas de la esquina de papá y mamá”.

“Una máquina de vender no es parte de la comunidad. La gente en los mercados de las esquinas sí lo son”, escribió otra persona siempre en la cadena de twitter.

“No reemplazará a las bodegas debido a que las bodegas tienen, qué, cinco veces el espacio”, escribió por su lado otra twittera. “Y también un refrigerador y algunas veces una cocina”.

Otro mensaje hace una referencia irónica a la relación entre comunidad y tecnología: "Reemplazemos los vecindarios con apps", dice.

Let's replace neighborhoods with apps!

— sacrelicio(@jadoescher) September 13, 2017