El presidente Donald Trump dijo el viernes que retrasaría el envío al estado de Nueva York de una vacuna COVID-19 que en teoría se aprobara en las próximas semanas, hasta que el gobernador Andrew Cuomo la acepte.

"No la entregaremos a Nueva York hasta que tengamos autorización para hacerlo y me duele decirlo", dijo Trump, señalando las críticas que Cuomo ha hecho al plan de distribución de vacunas del gobierno federal.

El gobernador de Nueva York ya había anunciado en septiembre que el estado llevaría a cabo su propia revisión de la seguridad y efectividad de la vacuna, así como el desarrollo de un plan de distribución.

"Es una forma de crear confianza", dijo Cuomo en una entrevista posterior con MSNBC. "No es sólo Nueva York, siete estados tienen un panel para revisarlo”.

En cuanto a Trump, Cuomo dijo, "Nada de lo que dijo es cierto... sorpresa, sorpresa".

La fiscal general de Nueva York, Letitia James, puso un mensaje en redes sociales en el que señala que cualquier intento del gobierno Trump de negar la vacuna a los neoyorquinos será respondido con una demanda. "Paren de jugar política con la vida de la gente", señaló.

La declaración del presidente se produjo en lo que ha sido la primera intervención pública de Trump luego de varios días de silencio –a excepción de su cuenta de twitter- después de la elección. Trump informó de los avances en la vacuna contra el coronavirus y sobre el plan de distribución nacional.

A principios de esta semana, la noticia más prometedora de la vacuna llegó cuando Pfizer anunció que tenía una vacuna que era 90% efectiva. Hasta ahora, ninguna vacuna ha sido aprobada para su distribución.

Cuomo ha criticado el plan de la administración de Trump de depender en gran medida de las farmacias del sector privado como CVS y Walgreens para distribuir una vacuna. Al mismo tiempo, Cuomo ha dicho que le preocupa que el gobierno federal busque números de identificación personal, lo que podría llevar a la exposición de los inmigrantes indocumentados.

Cuomo igualmente ha planteado la preocupación de que una vacuna sería precipitada por Trump con fines políticos y hasta puesto en duda su seguridad. 

Cuomo ha formado un panel de expertos quienes dictaminarán en su momento si la vacuna presentada por Trump ha pasado por los protocolos científicos adecuados.

Rich Azzopardi, asesor principal del gobernador, escribió en Twitter que Trump "ha fracasado con su respuesta a la pandemia, mintió a los estadounidenses sobre lo malo que fue cuando sabía lo contrario... fue despedido por los votantes por su incompetencia. El @NYGovCuomo está luchando para asegurar que las comunidades más afectadas por COVID reciban la vacuna. Los Federales (el gobierno federal) no ha proveído ningún recurso”.

Visite la página de NY1 Noticias con nuestra cobertura especial sobre el coronavirus: 

Brote del Coronavirus